Residencias para estudiantes en Madrid

"Los últimos datos revelan el número de alumnos en España gira en torno a los 40.000"

Viajar, conocer y vivir en otro país ha sido y es un sueño para la mayoría de los jóvenes. ¿Cómo no soñar con Madrid, París, Roma, Londres, Praga…? Un sueño que muchos estudiantes persiguen, con el que obtener quizá mejor educación, realizarse profesionalmente o vivir y establecerse como un ciudadano más.

Desde hace unas tres décadas ya, ese sueño se ha hecho realidad para muchos estudiantes a través de las becas Erasmus (coincide con el nombre del filósofo, teólogo, y humanista Erasmo de Róterdam (1465-1536), acrónimo del nombre oficial en inglés, European Region Action Scheme for the Mobility of University Students (Plan de Acción de la Comunidad Europea para la Movilidad de Estudiantes Universitarios). Fueron creadas en 1987 y se han ido fortaleciendo y renovando gracias al respaldo de las instituciones de los diferentes países y gobiernos. Inicialmente fueron para estudiantes europeos con la idea de que viajaran a diferentes destinos del continente, completaran sus estudios y descubrieran una manera atractiva de salir de su país y conocer el mundo. Hoy parece confirmarse el objetivo inicial de las becas, la integración entre las diferentes nacionalidades. Se afirma que han ayudado a que las diferencias ideológicas nacionales se fracturen, gestando una relación más sana en las nuevas generaciones, y se han extendido a los estudiantes de Latinoamérica. Se han extendido también a profesores, y las Becas Erasmus+, para personas de todo el mundo, sin discriminar ni siquiera la edad.

Los últimos datos revelan el número de alumnos en España gira en torno a los 40.000 siendo Granada (2.250), Sevilla(1.906), Barcelona (5.824), Valencia (3.983), Vizcaya (2.044) o Madrid (8.256) las zonas del país que cuentan con más estudiantes. En lo que se refiere a la cuantía media que se otorga, en el curso 2017-18 la cifra nacional es de 1.705 euros.

Según el corresponsal en Roma del diario  « Corriere della Sera» España se ha convertido en el país más atractivo para los estudiantes Erasmus. Seguida de Alemania, Francia, Reino Unido e Italia”.

España, específicamente Madrid, recibe cada año una cantidad importante de estudiantes: Erasmus, de opositores, doctorados, cursos de idiomas e intercambios de todas partes del mundo que buscan elegir dónde vivir, un alojamiento en un entorno universitario y de profesionales. Buscan un ambiente joven, rodeado de gente afín a sus intereses. Y es ahí donde han encontrado su hueco numerosas residencias de estudiantes o pisos para estudiantes, localizados en todo Madrid. Casi todos ellos, cercanos a una estación de metro que es la forma más fácil y rápida de conocer la ciudad y moverse sin problemas por las zonas comerciales y de ocio. Muchas residencias de estudiantes no sólo proporcionan un lugar en el que alojarse, sino que ofrecen, al recién llegado, información relevante sobre la ciudad, el transporte, telefonía, centros de salud, bancos, y los pasos para poder gestionar tu tarjeta de estudiante… Las residencias de estudiantes suelen ser la primera opción para estos alumnos extranjeros en sus primeros meses, después la de compartir piso con otros estudiantes extranjeros o nativos (una minoría), parece ser la preferida y la más económica.

¿Qué prefiere hoy la llamada “generación Z”, posmilenial (nacidos después de la crisis económica)?

En El Mundo, Christopher Holloway, director general de Nexo Residencias, explica cómo tiene que ser una residencia de estudiante. “tener una conexión WiFi de alto rendimiento, potente y estable es absolutamente vital…que las instalaciones estén a la altura de sus estándares de calidad, dando libertad a los usuarios pero primando siempre la seguridad…sentirse como en casa”. En sus residencias de estudiantes hay una inteligente mezcla entre tradición e innovación. Un ejemplo claro es la residencia de estudiantes Lope de Vega, en Alcalá de Henares, construida en un edificio histórico, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, como el casco histórico de la ciudad. En contraposición, las habitaciones de la residencia de estudiantes son modernas con espacios cosmopolitas y de diseño atractivo, en el que destacan la comodidad y la seguridad: “Hemos concebido nuestras residencias como el paso de la casa familiar hacia la independencia”, según su director, Holloway.

En Madrid, la necesidad de alojamiento ha hecho que proliferen desde hace ya bastantes años, colegios mayores, residencias estudiantiles, pisos para estudiantes, todos ellos muy bien ubicados. Se responde así a la necesidad de un alojamiento para estudiantes bien situado para los campus universitarios, y uno de los principales accesos al centro de la ciudad como Moncloa, Argüelles y desde hace unos años especialmente significativo, el barrio de moda, Malasaña, y todo el centro de la ciudad, donde se dan cita estudiantes de múltiples nacionalidades.

Las residencias y apartamentos de estudiantes del centro de Madrid permiten a estos jóvenes extranjeros que se relacionen, convivan y se integren con mayor facilidad.

La primera residencia que hubo en Madrid fue la famosa Residencia de Estudiantes, creada en 1910, en la famosa Colina de los chopos, bautizada por Juan Ramón Jiménez, un lugar especial donde se fomentó la educación integral, la convivencia, el diálogo, la tolerancia…Fue el centro de referencia   intelectual de España, el primer centro donde realmente se preocuparon de fomentar el acceso de las mujeres a los estudios superiores. Se creo una residencia para estudiantes mujeres bajo la dirección de María de Maeztu, y contó con profesoras como María Zambrano, Maruja Mayo… La Residencia de Estudiantes fue un foco de difusión de la modernidad en España, por allí pasaron figuras de la cultura española del siglo XX, como el poeta Federico García Lorca, el pintor Salvador Dalí, el cineasta Luis Buñuel y el científico Severo Ochoa. A ella acudían como visitantes asiduos o como residentes durante sus estancias en Madrid Miguel de Unamuno, Alfonso Reyes, Manuel de Falla, Juan Ramón Jiménez, José Ortega y Gasset, Pedro Salinas, Blas Cabrera, Eugenio d’Ors o Rafael Alberti, entre muchos otros.  Y personalidades europeas como Albert Einstein, Paul Valéry, Marie Curie, Igor Stravinsky, Le Corbusier, entre muchos otros.

Residencias para estudiantes en Madrid

"Los últimos datos revelan el número de alumnos en España gira en torno a los 40.000"

Viajar, conocer y vivir en otro país ha sido y es un sueño para la mayoría de los jóvenes. ¿Cómo no soñar con Madrid, París, Roma, Londres, Praga…? Un sueño que muchos estudiantes persiguen, con el que obtener quizá mejor educación, realizarse profesionalmente o vivir y establecerse como un ciudadano más.

Desde hace unas tres décadas ya, ese sueño se ha hecho realidad para muchos estudiantes a través de las becas Erasmus (coincide con el nombre del filósofo, teólogo, y humanista Erasmo de Róterdam (1465-1536), acrónimo del nombre oficial en inglés, European Region Action Scheme for the Mobility of University Students (Plan de Acción de la Comunidad Europea para la Movilidad de Estudiantes Universitarios). Fueron creadas en 1987 y se han ido fortaleciendo y renovando gracias al respaldo de las instituciones de los diferentes países y gobiernos. Inicialmente fueron para estudiantes europeos con la idea de que viajaran a diferentes destinos del continente, completaran sus estudios y descubrieran una manera atractiva de salir de su país y conocer el mundo. Hoy parece confirmarse el objetivo inicial de las becas, la integración entre las diferentes nacionalidades. Se afirma que han ayudado a que las diferencias ideológicas nacionales se fracturen, gestando una relación más sana en las nuevas generaciones, y se han extendido a los estudiantes de Latinoamérica. Se han extendido también a profesores, y las Becas Erasmus+, para personas de todo el mundo, sin discriminar ni siquiera la edad.

Los últimos datos revelan el número de alumnos en España gira en torno a los 40.000 siendo Granada (2.250), Sevilla(1.906), Barcelona (5.824), Valencia (3.983), Vizcaya (2.044) o Madrid (8.256) las zonas del país que cuentan con más estudiantes. En lo que se refiere a la cuantía media que se otorga, en el curso 2017-18 la cifra nacional es de 1.705 euros.

Según el corresponsal en Roma del diario  « Corriere della Sera» España se ha convertido en el país más atractivo para los estudiantes Erasmus. Seguida de Alemania, Francia, Reino Unido e Italia”.

España, específicamente Madrid, recibe cada año una cantidad importante de estudiantes: Erasmus, de opositores, doctorados, cursos de idiomas e intercambios de todas partes del mundo que buscan elegir dónde vivir, un alojamiento en un entorno universitario y de profesionales. Buscan un ambiente joven, rodeado de gente afín a sus intereses. Y es ahí donde han encontrado su hueco numerosas residencias de estudiantes o pisos para estudiantes, localizados en todo Madrid. Casi todos ellos, cercanos a una estación de metro que es la forma más fácil y rápida de conocer la ciudad y moverse sin problemas por las zonas comerciales y de ocio. Muchas residencias de estudiantes no sólo proporcionan un lugar en el que alojarse, sino que ofrecen, al recién llegado, información relevante sobre la ciudad, el transporte, telefonía, centros de salud, bancos, y los pasos para poder gestionar tu tarjeta de estudiante… Las residencias de estudiantes suelen ser la primera opción para estos alumnos extranjeros en sus primeros meses, después la de compartir piso con otros estudiantes extranjeros o nativos (una minoría), parece ser la preferida y la más económica.

¿Qué prefiere hoy la llamada “generación Z”, posmilenial (nacidos después de la crisis económica)?

En El Mundo, Christopher Holloway, director general de Nexo Residencias, explica cómo tiene que ser una residencia de estudiante. “tener una conexión WiFi de alto rendimiento, potente y estable es absolutamente vital…que las instalaciones estén a la altura de sus estándares de calidad, dando libertad a los usuarios pero primando siempre la seguridad…sentirse como en casa”. En sus residencias de estudiantes hay una inteligente mezcla entre tradición e innovación. Un ejemplo claro es la residencia de estudiantes Lope de Vega, en Alcalá de Henares, construida en un edificio histórico, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, como el casco histórico de la ciudad. En contraposición, las habitaciones de la residencia de estudiantes son modernas con espacios cosmopolitas y de diseño atractivo, en el que destacan la comodidad y la seguridad: “Hemos concebido nuestras residencias como el paso de la casa familiar hacia la independencia”, según su director, Holloway.

En Madrid, la necesidad de alojamiento ha hecho que proliferen desde hace ya bastantes años, colegios mayores, residencias estudiantiles, pisos para estudiantes, todos ellos muy bien ubicados. Se responde así a la necesidad de un alojamiento para estudiantes bien situado para los campus universitarios, y uno de los principales accesos al centro de la ciudad como Moncloa, Argüelles y desde hace unos años especialmente significativo, el barrio de moda, Malasaña, y todo el centro de la ciudad, donde se dan cita estudiantes de múltiples nacionalidades.

Las residencias y apartamentos de estudiantes del centro de Madrid permiten a estos jóvenes extranjeros que se relacionen, convivan y se integren con mayor facilidad.

La primera residencia que hubo en Madrid fue la famosa Residencia de Estudiantes, creada en 1910, en la famosa Colina de los chopos, bautizada por Juan Ramón Jiménez, un lugar especial donde se fomentó la educación integral, la convivencia, el diálogo, la tolerancia…Fue el centro de referencia   intelectual de España, el primer centro donde realmente se preocuparon de fomentar el acceso de las mujeres a los estudios superiores. Se creo una residencia para estudiantes mujeres bajo la dirección de María de Maeztu, y contó con profesoras como María Zambrano, Maruja Mayo… La Residencia de Estudiantes fue un foco de difusión de la modernidad en España, por allí pasaron figuras de la cultura española del siglo XX, como el poeta Federico García Lorca, el pintor Salvador Dalí, el cineasta Luis Buñuel y el científico Severo Ochoa. A ella acudían como visitantes asiduos o como residentes durante sus estancias en Madrid Miguel de Unamuno, Alfonso Reyes, Manuel de Falla, Juan Ramón Jiménez, José Ortega y Gasset, Pedro Salinas, Blas Cabrera, Eugenio d’Ors o Rafael Alberti, entre muchos otros.  Y personalidades europeas como Albert Einstein, Paul Valéry, Marie Curie, Igor Stravinsky, Le Corbusier, entre muchos otros.